miércoles, 4 de agosto de 2010

Los abortos voluntarios en España


Los datos publicados por el Ministerio de Sanidad y Consumo disponibles desde su web aquí están actualizados a fecha de 2007. Además, las tres únicas tablas que hay no muestran números netos, sino número de abortos inducidos por cada millar de mujeres. Está claro que la intención es relativizar la cifra, porque ni siquiera se ponen en comparación con el número de embarazos y con los abortos por causas naturales. En fin. Veamos qué tenemos: el total de interrupciones voluntarias del embarazo en 2007 es de 11,5. Es una media de los abortos según franja de edad. En menores de 20 años, el número es de 13,8 y sube hasta 20,7 entre las mujeres de 20 a 24 años. Hay que señalar que la cifra total es exactamente igual a la del año anterior.
Por su parte, el número de niños nacidos vivos y con un peso superior a 2.500 gramos por cada 1.000 mujeres fue de 92. A esta cifra, hay que añadir los niños que nacieron con un peso inferior: 3,5 entre aquellos embarazos llevados a término, y 8,3 niños prematuros nacidos vivos. 
Con estos datos por delante, y si la calculadora no me falla, en 2007 nacieron en España 103,8 bebés por cada 1.000 mujeres. Esta cifra no se corresponde con el índice de natalidad. En 2007 esta tasa era de 10,94 nacidos por cada 1000 habitantes: habitantes, no mujeres. Esta cifra aumenta a 11,37 en 2008 y baja a 10,73 en 2009, siendo este último dato de carácter provisional.
Los datos sobre el aborto del Instituto Nacional de Estadística (INE) tampoco están actualizados. Hay un listado bastante más detallado que el del Ministerio de Sanidad, pero también corresponden a 2007: la cifra es de 112.138 abortos practicados en España.

Más datos 
El Instituto de Política Familiar ha publicado un documento, con datos a fecha de 2008, en el que se constata que el principal impulsor del aumento del índice de abortos en la Unión Europea es España, con un "incremento de 61.965 abortos anuales en los últimos 10 años", lo que "representa el 87 por ciento" de los abortos en la UE15, con un índice del 8,3 por ciento (incluyendo a España en este porcentaje). En otras palabras, mientras el número de abortos se ha mantenido estable en el resto de Europa, en España no ha dejado de crecer. Incluso, en los países de la ampliación europea, el número de abortos ha disminuido un 49 por ciento durante el mismo periodo de tiempo. ¿No podría ser éste un indicador de que en el resto de la UE27 las mujeres tienen más control en la prevención del embarazo no deseado?
Este mismo Instituto cita en su informe que "en el año 2008 se produjeron 634.779 embarazos de los cuales 518.967 fueron nacimientos y 115.812 terminaron en abortos (se refiere a IVEs practicadas, no a abortos naturales, lo que significa que 1 de cada 5 embarazos (el 18,24 por ciento) de los embarazos terminó en aborto". Los datos los ha obtenido el IPF a partir de datos del Ministerio de Sanidad y Consumo y fuentes oficiales. En el documento publicado por el Instituto Nacional de Estadística, el número de nacimientos en 2009 fue de 492.931 y, efectivamente, el número de nacimientos en 2008 es el citado anteriormente.
Según estas cifras, una de cada cinco mujeres decide poner fin a su embarazo. La realidad es que, a pesar de que en España el aborto voluntario está condicionado a tres supuestos, todos sabemos que el supuesto de "riesgo psicológico de la madre" es el coladero que ha convertido la interrupción voluntaria del embarazo en aborto libre de hecho.
Ahora, con la nueva ley en vigor desde el 5 de julio de 2010, el aborto pasa de ser un delito despenalizado en un derecho. Lo cierto es que esta ley está recurrida, y este recurso ha sido admitido a trámite por el Tribunal Constitucional. Pero, pase lo que pase, todo seguirá igual, la mujer que quiera ir a abortar, lo hará, y en las mismas condiciones sanitarias. Ni mejores ni, desde luego, peores. Las clínicas abortivas nunca tuvieron ningún problema en firmar informes psicológicos, ésa es la realidad. En el fondo, todo es un negocio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si escribes, hazlo desde el respeto. Si incluyes insultos, tu mensaje puede ser eliminado.